7800 SW 87 Ave Suite B-270 Miami, FL 33173 305-271-8206

Factores de riesgo conocidos para la ectasia corneal

//www.eyefreedom.com/es/wp-content/uploads/2018/02/corneal-ecstansia-treatments-1.jpg

La ectasia corneal es una afección que se asemeja al queratocono pero que tiene distinto origen. Casi invariablemente, la causa es la cirugía ocular refractiva, más precisamente LASIK. Luego de LASIK, la córnea se vuelve más fina. Dado que la “pared” corneal se vuelve más fina, la presión interna desde dentro del ojo puede provocar la expansión o dilatación de la córnea.

La superficie corneal dilatada resultante usualmente hará que sea imposible tener una visión clara con anteojos o lentes de contacto suaves. La mayor parte del tiempo se necesitará una lente de contacto escleral o permeable al gas especial para recobrar la visión perdida.
Estas lentes especiales de alta tecnología (a las que recientemente se ha podido empezar a acceder) actuarán para crear una nueva superficie corneal, lo que permite al paciente recobrar una visión clara y cómoda.

Degeneración marginal pelúcida

La degeneración marginal pelúcida es una subcategoría del queratocono. Las córneas pelúcidas ocupan un área geográfica distorsionada mayor, que usualmente se extiende desde los márgenes corneales inferiores hasta el centro de la córnea. No es inusual que el 50 % o más de la superficie corneal sea ocupado. Dado que gran parte de la córnea puede ser afectada, adecuar este tipo de córnea puede ser más complejo.

El problema que enfrentamos los especialistas en el cuidado de los ojos es adecuar las áreas empinadas de la córnea sin afectar severamente las áreas más planas. Normalmente, lo que se necesita es una lente de contacto permeable al gas mucho más grande que la que se usaría al colocar un cono en forma de pezón. Las lentes más pequeñas tienden a ser muy inestables en la córnea pelúcida y pueden tambalearse en la córnea con cada parpadeo y causar mucha irritación.

//www.eyefreedom.com/es/wp-content/uploads/2018/02/corneal-ecstansia-treatments-6.jpg

Muy a menudo, incluso las lentes de mayor tamaño no funcionarán y nos veremos obligados a usar lentes esclerales permeables al gas. Las lentes esclerales cubren toda la córnea y son soportadas por la porción blanca del ojo (la esclera). Un líquido especial llena el espacio situado entre la superficie trasera de la lente y la superficie delantera de la córnea. Este líquido actúa como una barrera y protege el tejido corneal comprometido. Estas lentes casi siempre son muy cómodas y la visión que proporcionan es muy buena. La gran mayoría de pacientes pueden usar lentes esclerales casi todas las horas en que están despiertos sin ningún problema.

Pérdida de visión y cirugía de trasplante corneal
Muchos pacientes con queratocono temen que su queratocono continúe avanzando y pueda producir un grado mayor de pérdida de la visión o, a la larga, haga necesaria una cirugía de trasplante ocular Esto no necesariamente es verdad. Ha habido muchos nuevos avances en la tecnología de lentes esclerales/de contacto. Esto ha permitido a la inmensa mayoría de pacientes con queratocono (ectasia, degeneración marginal pelúcida) usar lentes especiales de manera segura, cómoda y con una visión que va de buena a excelente para casi todas las horas en que están despiertos. Por favor, comprenda que, para la inmensa mayoría de pacientes con queratocono, el estadio progresivo activo de esta enfermedad rara vez excede los 5 años. He visto muchos pacientes con queratocono durante más de 30 años con prácticamente poco cambio o ninguno en la condición de sus córneas.

La cirugía de trasplante corneal no se encuentra libre de riesgos. Puede ocurrir una infección o rechazo del injerto. Además, el uso de antiinflamatorios a largo plazo luego de esta cirugía puede producir efectos secundarios. La gran mayoría de los pacientes sometidos a un trasplante de córnea que he visto a lo largo de los años han tenido córneas curvadas irregularmente que requerían el uso de lentes de contacto especiales permeables al gas para recobrar la visión útil. La colocación de lentes de contacto en una córnea trasplantada puede ser incluso más desafiante que en una córnea con queratocono.

En resumen, debería hacerse de todo para evitar un trasplante de córnea. Todos los años, aparecen nuevos materiales y tecnologías para lograr una colocación que resulte más fácil a los pacientes con queratocono para permitir una mejor visión y comodidad mientras se mantiene la salud ocular.

Algunas palabras sobre la hidropesía:
La hidropesía es una complicación rara de queratocono, que generalmente ocurre en queratocono avanzado. Es causa por una fisura o grieta dentro de las capas internas de la córnea. El fluido entra luego en la córnea desde dentro del ojo. Cuando esto ocurre, la córnea se vuelve extremadamente hinchada y opaca (poco clara/blanca).

No hay tratamiento específico. La afección mejorará en un período de varias semanas a meses. La visión borrosa debería mejorar con el tiempo. La hidropesía normalmente produce cicatrización de la córnea. Si la grieta se produce en la parte central de la córnea, la visión puede resultar afectada, sin importar qué tipo de corrección se intente. Ocasionalmente, la hidropesía puede beneficiar a los pacientes con queratocono que tienen córneas extremadamente empinadas. A medida que la córnea cicatriza, suele producirse un aplanamiento de la córnea, lo que facilita la colocación de lentes esclerales o de contacto.

Cuando la hidropesía produce dolor o sensibilidad a la luz, las lentes esclerales deberán colocarse lo más rápido posible. Esto se debe a que estas lentes favorecen la cicatrización y protegen el tejido corneal irritado. Además, la visión y la comodidad son muy buenas.

El desarrollo de hidropesía es un ojo no necesariamente implica que lo desarrollará el otro ojo. El queratocono suele ser una afección muy asimétrica dado que uno de los ojos está más afectado que el otro.

Tratamiento de entrecruzamiento de colágeno (crosslinking) de la córnea para queratocono y ectasia corneal después de LASIK.
El entrecruzamiento del colágeno (CXL, por sus siglas en inglés) ha demostrado ser efectivo para tratar el queratocono y la ectasia después de LASIK. Aunque no se fue aprobado por la FDA, el estudio clínico estadounidense multicéntrico sobre 512 pacientes ha sido completado y se espera la aprobación de la FDA en 2014.

Este procedimiento de consultorio mínimamente invasivo tiene como fin fortalecer las fibras de colágeno que dan a la córnea su forma y estabilidad. Los estudios han demostrado que la córnea se fortalece pero que el proceso puedo durar desde 6 meses hasta un año. Este procedimiento tiene como fin prevenir que el queratocono o la ectasia continúen avanzando. En una minoría de pacientes con crosslinking, ha habido evidencia de regresión del queratocono.

El crosslinking implica la instalación o saturación de la córnea con gotas oftálmicas de riboflavina, seguidas de la aplicación precisamente medida de un rayo de luz UV-A para fortalecer las propiedades mecánicas de la córnea. En este momento, existen dos métodos de practicar el crosslinking. Uno que implica la extracción del epitelio corneal (la capa exterior de la córnea) y otro que deja el epitelio corneal intacto. En este momento, se están realizando estudios para determinar qué método es más efectivo.

Lo primordial en el entrecruzamiento de colágeno es que, luego de todo lo dicho o hecho, el paciente todavía necesitará usar los lentes esclerales o de contacto especiales.

Programe su consulta

Complete el formulario a continuación para que un representante se comunique con usted.


[recaptcha]