7800 SW 87 Ave Suite B-270 Miami, FL 33173 305-271-8206

Degeneración macular

La degeneración macular es una afección ocular progresiva que afecta a 15 millones de estadounidenses y millones de individuos más en todo el mundo. La enfermedad ataca la mácula de la retina (la parte de atrás del ojo) donde tiene lugar la visión más aguda. Aunque rara vez produce ceguera completa, priva al individuo de todo menos de la visión periférica exterior y deja solo imágenes tenues como agujeros negros en el centro de la visión.

Hay varios tipos de degeneración macular, pero la forma que aumenta más rápido es la degeneración macular asociada al envejecimiento (AMD, por sus siglas en inglés). La degeneración macular asociada al envejecimiento es la causa principal de la pérdida de visión y ceguera legal en adultos que superan los 60 años de edad en los Estados Unidos. Aunque raramente causa ceguera, la degeneración macular asociada al envejecimiento priva a los afectados de su visión central aguda y puede debilitar la percepción de colores y la sensibilidad de contraste. Destruye la visión central clara “directa” necesaria para leer, conducir, identificar rostros, mirar televisión, hacer un trabajo fino detallado, desplazarse por escaleras de manera segura y realizar toda otra actividad diaria que damos por sentado. La visión periférica quizá no esté afectada y es posible que el individuo pueda “ver fuera de la esquina del ojo". No obstante, el impacto de los afectados por esta degeneración macular puede ser devastador, ya que el mundo visual disminuye gradualmente hasta llegar a ser algo borroso y vago que produce que las actividades diarias sean sumamente difíciles o imposibles.

No hay cura para esta degeneración, pero sí se dispone de tratamientos. Los tratamientos más efectivos incluyen el uso de lentes de visión baja. La capacitación y las nuevas tecnologías especiales pueden fomentar independencia y un regreso a las actividades favoritas.

Hay dos tipos de degeneración macular relacionadas con la edad. Una forma es la que se conoce como el tipo “húmedo” y la otra, como el tipo “seco”. Es posible experimentar ambos tipos al mismo tiempo en uno o en ambos ojos. Es común que un paciente con el tipo “seco” desarrolle el tipo “húmedo” posteriormente. El comienzo y progreso de cualquiera de estos dos tipos no sigue una estructura particular. En algunos casos, el progreso es muy lento mientras que en otros el deterioro puede ser muy rápido.

La degeneración macular seca es la más común y afecta al 90 % de los individuos que tienen esta enfermedad. En este tipo de degeneración, hay una ruptura o afinamiento de las células epiteliales del pigmento retinal (RPE, por sus siglas en inglés) en la mácula. Las células epiteliales son importantes para la salud de la retina. Son sensibles a la luz y contienen cientos de miles de receptores. La muerte o degeneración de estas células se llama atrofia, que es el motivo por el que la degeneración macular del tipo seco se conoce a menudo como degeneración macular asociada al envejecimiento atrófica. Se caracteriza por la presencia de drusas (puntos de depósito cristalinos amarillos que se desarrollan dentro de la mácula) y afinamiento de la mácula. Por lo general, el daño producido por la forma seca no es tan grave como aquel producido por la forma húmeda. Desafortunadamente, no hay cura probada ni tratamiento.

La degeneración macular húmeda es la forma más grave de esta enfermedad. Aunque afecta solamente al 10 % de quienes tienen esta afección, representa del 90 % de la ceguera causada por esta enfermedad. Con este tipo, la membrana que subyace debajo de la retina se endurece y luego se rompe. El suministro de oxígeno a la mácula es interrumpido y el cuerpo responde desarrollando nuevos vasos sanguíneos anormales. Estos vasos comienzan a desarrollarse a través de las rupturas en la membrana detrás de la retina hacia la mácula y, a menudo, elevan la retina. Para visualizar esto, imagine las raíces de un árbol crecer y expandirse hasta levantar de raíz una vereda. Luego, imagine agua de lluvia cayendo por los agujeros. Estos vasos sanguíneos anormales (las “raíces”) tienden a ser muy frágiles. A menudo se desarrollan, conducen o se alimentan provocando cicatrización de la mácula. Este daño a la mácula produce la pérdida rápida de la visión central . Una vez que la visión está destruida, no puede ser recuperada.

La mayoría de los pacientes informan que el primer indicio de degeneración macular fue el inicio rápido de visión distorsionada y prolongada. Líneas rectas como los cables telefónicos y los marcos de las puertas parecen ser onduladas. Un determinado porcentaje de pacientes con degeneración macular húmeda puede beneficiarse del tratamiento con láser si la pérdida de los vasos sanguíneos se detecta lo suficientemente rapido. Ambas, la terapia fotodinámica nueva y el láser de fotocoagulación tradicional (usando un fármaco fotosensitivo y un láser frío) pueden ser efectivos en ciertos casos. Un nuevo fármaco, Macugen, se inyecta en el ojo y se ha disenado para detener el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos en la degeneración macular húmeda.

A medida que se disponga de nuevos tratamientos, los detalles acerca de su efectividad aparecerán en este sitio web.

 

Factores de riesgo

Envejecimiento Aproximadamente, el 10 % de pacientes de entre 66 y 74 años de edad tendrá indicios de degeneración macular. La prevalencia aumenta a 30 % en pacientes de entre 75 y 85 años de edad.

Consumo de tabaco
La única exposición medioambiental asociada con la degeneración macular es el consumo de tabaco. [1] La exposición al humo del cigarrillo hace más que duplicar el riesgo de degeneración macular.

Antecedentes familiares El riesgo a lo largo de la vida de desarrollar degeneración macular en una etapa tardía es del 50 % para quienes tienen un familiar con degeneración macular a diferencia del 12 % para quienes no tengan un familiar con degeneración macular, es decir, el riesgo es cuatro veces mayor en el primer caso.

Genes de la degeneración macular Se ha determinado que los genes para las proteínas del sistema del complemento factor H (CFH) y factor B (CFB) están fuertemente asociados con el riesgo de un individuo de desarrollar degeneración macular. El CFH interviene en la respuesta inflamatoria mediada por C3b (y el camino alternativo de complemento), ambos actuando como cofactores de división de C3b a su forma inactiva, C3bi, y debilitando el complejo activo que forma entre C3b y el factor B.
La proteína C-reactiva y los marcadores de la superficie polianiónicos, como glicosaminoglicanos, normalmente aumentan la capacidad del factor H de inhibir complemento. Pero la mutación en CFH (Tyr402His) reduce la afinidad de CFH para CRP y probablemente altera también la capacidad del factor H de reconocer glicosaminoglicanos específicos. Este cambio produce la capacidad reducida de CFH para regular el complemento en superficies críticas, como la membrana especializada de la parte trasera del ojo y lleve a la respuesta inflamatoria aumentada dentro de la mácula. En el año 2006, en dos estudios realizados en el Departamento Yale de Epidemiología y Salud Pública y el Departamento de Oftalmología y Ciencias Visuales, Centro de Ojos Moran en la Universidad de la Escuela de Medicina de Utah, fue identificado otro gen que tiene implicaciones para esta enfermedad, llamado HTRA1 (codificando una proteasa de serina segregada).

Hipertensión
También conocida como presión sanguínea alta.

Estado cardiovascular Colesterol elevado, obesidad.

La ingesta alta de grasa está asociada a un riesgo incrementado de degeneración macular tanto en hombres como en mujeres. La grase proporciona cerca del 42 % de la energía de los alimentos en la dieta promedio estadounidense. Una dieta que deriva más cerca del 20-25 % de la energía de alimentos total de la grasa probablemente sea más saludable. Reducir la ingesta de grasa a este nivel significa reducir enormemente el consumo de carnes rojas y productos lácteos, como la leche, el queso y la manteca. La ingesta de más pescado de agua fría (al menos, dos veces por semana) en vez de carnes rojas y de todo tipo de frutos secos puede ayudar a los pacientes con degeneración macular.

Estrés oxidativo
¿Se ha propuesto que la acumulación de bajo peso molecular relacionada con la edad y los olígomeros de melanina prooxidantes, prototóxicos dentro de lisosomas en el epitelio del pigmento retinal puede ser parcialmente responsable de la disminución del índice digestivo de segmentos de bastones exteriores fotorreceptores (POS, por sus siglas en inglés) por el epitelio pigmentario retinal (RPE, por sus siglas en inglés).
Se ha probado que una disminución en el índice digestivo de POS está asociada con la formación de lipofuscina (un indicio clásico asociado con la degeneración macular).

La degeneración macular relacionada con los grupos étnicos es más factible en la población blanca que en la población negra. [6] [7] Exposición a la luz del sol, sobre todo luz azul. Hay un indicio conflictivo en cuanto a si la exposición a la luz del sol tiene incidencia en el desarrollo de la degeneración macular. Un estudio reciente en la revista científica británica de oftalmología realizado en 446 sujetos encontró que no. [8] La luz visible de alta energía (HEV, por sus siglas en inglés) forma parte de las causasde degeneración macular relacionada con el envejecimiento.

La exposición a la luz solar especialmente a la luz azul. Hay un indicio conflictivo en cuanto a si la exposición a la luz del sol tiene incidencia en el desarrollo de la degeneración macular. Un estudio reciente en la revista científica británica de oftalmología realizado en 446 sujetos encontró que no, [8] La luz visible de alta energía (HEV, por sus siglas en inglés) ha estado involucrada como causa de degeneración macular relacionada con el envejecimiento.

Sitios web relacionados: www.myvisiontest.com

Referencias bibliográficas
1. ^ http://news.bbc.co.uk/2/hi/health/4217010.stm

2. ^ Yang Z, Camp NJ, Sun H, Tong Z, Gibbs D, Cameron DJ, Chen H, Zhao Y, Pearson E, Li X, Chien J, Dewan A, Harmon J, Bernstein PS, Shridhar V, Zabriskie NA, Hoh J, Howes K, Zhang K. “A variant of the HTRA1 gene increases susceptibility to age-related macular degeneration.” Science. 2006 Nov 10; 314(5801):992-3. PMID 17053109.

3. ^ Dewan A, Liu M, Hartman S, Zhang SS, Liu DT, Zhao C, Tam PO, Chan WM, Lam DS, Snyder M, Barnstable C, Pang CP, Hoh J. “A variant of the HTRA1 gene increases susceptibility to age-related macular degeneration”. Science. 2006 Nov 10;314(5801):989-92. PMID 17053108

4. Tipos de degeneración macular y factores de riesgo

5. “Melanin aggregation and polymerization: possible implications in age related macular degeneration.” Investigación oftalmológica, 2005; volumen 37: páginas 136-141.

6. Grupo de investigación del estudio de enfermedades oculares relacionadas con la edad. “Risk factors associated with age-related macular degeneration. A case-control study in the age-related eye disease study: Age-Related Eye Disease Study Report Number 3.” Oftalmología 2000 Dic; 107(12):2224-32. PMID 11097601.

7. Clemons TE, Milton RC, Klein R, Seddon JM, Ferris FL 3rd; Age-Related Eye Disease Study Research Group. “Risk factors for the incidence of Advanced Age-Related Macular Degeneration in the Age-Related Eye Disease Study (AREDS) AREDS report no. 19.” Oftalmología 2005 Abr; 112(4):533-9. PMID 15808240.

8. Khan, JC; Shahid H, Thurlby DA, Bradley M, Clayton DG, Moore AT, Bird AC, Yates JR, Genetic Factors in AMD Study (Enero de 2006). “Age related macular degeneration and sun exposure, iris colour, and skin sensitivity to sunlight”. The British Journal of Ophthalmology 90 (1): 29-32. PMID 16361662. Recuperada el 23/10/2006.

9. Glazer-Hockstein, C; Dunaief JL (Enero de 2006). “Could blue light-blocking lenses decrease the risk of age-related macular degeneration?”. Retina 26 (1): 1-4. PMID 16395131. Recuperada el 23/10/2006.

10. Margrain, TH; Boulton M, Marshall J, Sliney DH (Septiembre de 2004). “Do blue light filters confer protection against age-related macular degeneration?”. Progress in Retinal and Eye Research 23 (5): 523-31. PMID 15302349. Recuperada el 23/10/2006.

Gallery

Programe su consulta

Complete el formulario a continuación para que un representante se comunique con usted.